PALABRAS DE MARCELA PEREZ SILVA EN PRESENTACION DE LIBRO DE TOMAS BORGE

PALABRAS DE MARCELA PEREZ SILVA EN PRESENTACION DE LIBRO DE TOMAS BORGE

Presentación de “Poesía Clandestina reunida”, Congreso de la República, 13 de agosto 2014

Publicado: 2014-08-17

7089a326c86aa3afd9b33fa101956e70
Aquí estás Tomás,

es decir, Nicaragua.

La batalla de un pueblo

reunida en tus palabras,

la Dignidad fraguando Victorias,

desafiando

a los imperialistas de la Tierra,

como lo escribió Sandino

con su sangre bendita

inflamando el fuego

en el corazón de Tomás

su canto resplandeciente

más allá de la vida y de la muerte.

Tus poemas clandestinos aquí reunidos

son lo que los sembradores de sueños

han convertido en victorias.

Tu palabra es la historia

de la América Nuestra

resistiendo siempre.

Aquí estás Tomás

abriendo camino.

Daniel Ortega Saavedra

Presidente de Nicaragua

A manera de preludio, estas palabras liminares del Presidente de Nicaragua, inauguran la “Poesía clandestina reunida” del comandante Tomás Borge, que esta tarde nos cabe el honor de presentar en el Congreso de la República del Perú.

Palabras que son, a la vez, una convocatoria y una constatación. “Aquí estás, Tomás”, en el doble sentido que permite la polisemia. Aquí: entre nosotros, que nos hemos reunido a celebrar su vida y su ejemplo, hoy 13 de agosto, en el día de su cumpleaños. Aquí: en estas páginas que tienen la pretensión de reunir su poesía nunca completa. (Pretensión, digo, ya que el autor -poeta fructífero y desordenado- dejó versos desparramados por donde anduvo y, estoy segura, con el tiempo seguirán apareciendo nuevos/antiguos poemas que deberán ser incluidos en sucesivas ediciones).

Pero las palabras de Daniel van mucho más allá, cuando dice: “Aquí estás Tomás, es decir, Nicaragua”. Recurriendo a una metonimia: Borge, el revolucionario nacido en una tierra de poetas y volcanes, es equiparado a la esencia misma de la Nación: cuna de Rubén Darío y de Augusto Sandino.

El texto de Daniel constata que los versos de Tomás reúnen “La batalla de un pueblo” aquello que “los sembradores de sueños han convertido en victorias”. Sueños que trascienden el terruño para convertirse en “la historia de la América Nuestra resistiendo siempre”. Y le confiere al Comandante-poeta una función precursora en la lucha de los pueblos cuando concluye diciendo: “Aquí estás Tomás, abriendo camino”.

Necesario es aclarar que estas páginas son hijas del amor. No sólo porque Tomás Borge era de amor que hablaba cuando invitaba a cambiar el mundo y a hacer de Nicaragua un paraíso donde construir la casa del hombre; o cuando escribía ardientes proclamas contra el tirano y desafiaba con los puños crispados al imperialismo; o cuando platicaba con las multitudes anunciando tiempos de libertad, de justicia, de soberanía. Digo que estas páginas nacieron del amor porque estos poemas clandestinos sobrevivieron al destierro, a la tortura y a la legendaria vida de su autor, gracias a las mujeres que lo amamos.

Este poemario está organizado en cuatro secciones, ordenadas de forma cronológicamente inversa.

Los textos más lejanos en el tiempo fueron escritos entre Bogotá y Lima (1969-1970), durante su exilio clandestino, en tiempos de Somoza. De no haber sido por la musa colombiana que los inspiró y resguardó con celo, se hubiesen extraviado en la noche del olvido. Gracias a ella, han podido llegar hasta nosotros la ortografía perfecta de las pecas de María Cristina, las huellas de Armstrong en la luna, los gamines, Vietnam, el hermoso “Madrigales” (que fuera incluido entre Los más bellos poemas de amor y desamor) y su “Promesa”:

Juntos quemaremos

los afiches del Che

para alumbrarnos

con su ejemplo

El capítulo tres (1972-1978) contiene los poemas escritos en prisión: a la hora de la capucha, el suplicio y la dignidad. La mayoría de ellos fueron salvados de la ferocidad y la barbarie gracias a Josefina, la de las sandalias de espuma, quien habría de convertirse en su segunda esposa. Lograron escabullirse del calabozo, ocultos en su breve cinturón café, o perdidos bajo el bordado de su blusa. Sobresale entre estos, el estremecedor “Carta a Ana Josefina”.

Encerrado en la cárcel me interrogaron y me dieron papel y lápiz para que les hiciera una confesión. En vez de eso le escribí un poema a mi hija recién nacida. Me dieron una tremenda paliza.

El segundo capítulo corresponde al período (1985-1989), es decir, a los años de la Revolución Sandinista y su dirección colegiada. Años de Tomás al frente del Ministerio del Interior: Centinela de la Alegría del Pueblo, en los que fundó una Policía destinada a brillar y un Sistema Penitenciario de régimen abierto. Años de inventar una nueva ética que hiciera prevalecer la solidaridad sobre el interés, el perdón sobre la venganza. Dice Arturo Corcuera: “Sólo un poeta podía haberse vengado de su torturador, perdonándolo…”. Pero también años de amores intensos, breves, resplandecientes. De extraordinarias aventuras.

Ya que no es posible

que vos y yo

hagamos las veinte mil

leguas de viaje

submarino

o visitemos el rostro

oculto de la luna

tengamos una aventura

Dos

Tres aventuras

El capítulo primero (1990-2012) contiene los poemas de su etapa de madurez: aquellos espléndidos años que tuve el privilegio de vivir a su lado. Muchos de ellos nacieron del apuro de descubrir que había olvidado una fecha importante. Llegaron al mundo en tarjetas de floristerías, en las páginas en blanco arrancadas del comienzo y el final de los libros, en hojas de cuadernos de espiral, escritos con indescifrable letra que sólo yo entendía, llenos de tachaduras, flechas y correcciones.

Tomás era meticuloso y perfeccionista en su trabajo. Aquellas alocuciones encendidas de pasión que daban la impresión de ser tan espontáneas (Dice Juan Gelman: “el comandante Tomás Borge abre la boca y sale un sol / y detrás del sol Nicaragua /”), en realidad habían sido preparadas por él con gran rigor, semanas antes. ¡Me salí del texto! −solía decir, orgulloso, después de un discurso. Y era que de tanto trabajarlo, lo había interiorizado hasta el punto de permitirse improvisar sobre seguro. De igual modo hacía con sus poemas: jamás dejaba de corregirlos. Aun después de publicados, los seguía puliendo. Por eso existen tantas versiones, incluso contrastantes, de un mismo verso: amaba jugar con las palabras, construir frases ingeniosas, metáforas osadas, afilar el estilete, dar en el blanco.

Tomás escribía desde la Historia sabiéndose protagonista imprescindible de ella. Urgido por la necesidad de amar, de dar, de darse. Era bromista, jodón, fogoso, optimista, honesto, valiente, tierno, transparente. Un poeta de armas tomar.

De manera que, a nombre del Comandante Daniel Ortega Saavedra, de la Embajada de Nicaragua en el Perú, de mis hijos Camila, Juan y Sebastián y del mío propio, como editora de este libro, agradezco al Congresista SERGIO TEJADA GALINDO quien hoy es nuestro anfitrión, poder contar con este prestigioso auditorio.

Agradezco al Congresista MANUEL DAMMERT EGO AGUIRRRE así como a los otros destacados expositores que hoy tendremos el privilegio de escuchar.

Al profesor JORGE EDUARDO ARELLANO que viene desde Nicaragua, al poeta HILDEBRANDO PÉREZ GRANDE, al compañero ALBERTO ROJAS MORENO y al Amauta don CÉSAR LEVANO.

Agradezco a la poeta ROSINA VALCÁRCEL que, por motivos de salud no ha podido acompañarnos, pero que escribió un texto bellísimo que espero pedirle que lea en una próxima presentación.

Al maestro JULIÁN VARGAS ARELLANO, del mítico grupo Yuyachkani y a las jóvenes actrices de su taller: YAMILE CAPARÓ y LUCERO CHASCA PAUCAR, a mi sobrino DIEGO PÉREZ CHIRINOS quien es alumno de 4to ciclo del TUC y eligió un poema de Tomás para su examen de actuación.

Agradezco a mis colegas Embajadores y a los demás miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en el Perú por su presencia esta tarde.

Mi gratitud al Instituto Cultural Peruano Sandinista y a todos los presentes, hermanos entrañables de la cultura, de la solidaridad y de los movimientos sociales, por mantener viva la llamita del legado inmenso de Tomás.

Doy por inaugurada esta presentación del libro “Poesia clandestina reunida” del Comandante Tomaás Borge.

¡Viva Sandino!

¡Viva Tomás!

 

Fuente: Lamula.pe

https://nuestrabandera.lamula.pe/2014/08/17/palabras-de-marcela-perez-silva-en-presentacion-de-libro-de-tomas-borge/nuestrabandera/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s